Blog
Entérate de lo último
en el mundo ecológico

Cuida el planeta ¡TODOS LOS DÍAS!

 

La celebración del día de la Tierra es el 22 de abril y comenzó en 1970.

Dedicar un día especial para contribuir con la Tierra es una manera de demostrarle lo mucho que nos interesa el futuro de nuestro planeta.

 

No te restrinjas a un solo día al año, aprende a marcar la diferencia en la protección medioambiental todo el tiempo. Te tomará mucho trabajo sanar nuestro planeta, pero al dar el ejemplo, ayudarás a otros a recordar que la tierra es importante todos los días del año.

 

 

  1. Utiliza menos agua.

Ahorra agua siempre que puedas, trata de no gastar más de la necesaria.

Cierra el grifo cuando no la estás utilizando, cuando lavas los trastes o te cepilles los dientes.

 

  1. Ahorra energía electrica

Puedes ayudar al ahorro de energía apagando las luces cuando no sean necesarias, al igual. Utiliza bombillas de bajo consumo o ahorradores, esto para que no se gasté más energía de la necesaria.

 

  1. Recoge la basura de tu comunidad.

Puedes ayudar al planeta desde la calle de tu casa, recoge la basura es algo que te toma menos de un minuto, ayudas a el bienestar social y a cuidar a nuestro planeta.

 

  1. Reclicla

Reutiliza hojas de papel, y para que se te haga más sencillo, puedes tener tu apartado de reciclado en tu hogar para que puedas tomar hojas recicladas y no desperdiciar tanto papel.

 

  1. Anda en bicicleta.

Usa tu bicicleta u otras formas de transporte con impulso humano para desplazarte al trabajo, a la escuela o para hacer recados. Andar en bicicleta es mucho más amigable con el medio ambiente que la opción del auto.

Si tu escuela o lugar de trabajo está muy lejos como para ir en bicicleta, busca algún transporte público que puedas tomar. El autobús o metro es mejor para el medio ambiente que ir solo en auto.Si no, considera la idea de compartir el auto con amigos que vayan en la misma dirección.

 

Las cosas sencillas, tales como pedirles a los niños pequeños que usen menos papel para secarse las manos o pedirles a los compañeros de trabajo que apaguen las luces cuando salgan de la oficina en la noche son buenos primeros pasos para promover cambios más significativos. No es necesario que sientas que no tienes tiempo para contribuir: todo hábito apenas cambiado que beneficie el medio ambiente suma y darás un buen ejemplo a los demás.